YO FUI UNA CHICA LYME

Cosas de Chic@s

Escrito por yofuiunachicalyme 01-02-2019 en Experiencias. Comentarios (0)

Escrito el Jueves, 31 de Enero de 2019

Pues va a ser que este año tampoco me ha tocado la lotería de Navidad. ¡Que pena más grande tengo!, por el dinero obviamente, pero por otro lado, casi que me alegro, porque así no tengo que contaros la historia que os comentaba en el post de Diciembre pasado.

Bueno, a ver, sí que me ha tocado, porque jugaba nada y menos, y además de recuperar el dinero, he ganado 30 eurazos. Éxito total. Pero vamos, que no me ha tocado una morterada. La movida tenía que ver con un chico, of course. Una historia que me mandaron este año relacionada con un décimo.

Pensándolo ahora, he tardado solo tres meses en resolver, ¡y se me ha hecho largo!, ahí os lo dejo.... Luego te dicen que si el instinto maternal, venga ya coño, si supieran la labor de madre que hacemos a veces, ufff, mejor no quieras saberlo. Luego os cuento una de esas al final del post.

El párrafo anterior me da pié a lo siguiente. Hace unos meses que me han contactado algunos chicos lyme felicitándome por el blog, y diciéndome que lo que más les gusta es cuando hablo de chicos, ligues y aventurillas varias. Gente conocida que me sigue, también me lo dice. Como NO es tu vida, que risas, ehhh ...

Pero mira, el otro día contaba yo una anécdota tomando algo en un bar, y pensé, ¿por qué no contarlo también en el blog?, y va a ser que sí. Reírse de uno mismo es buenísimo, y ya si tienes los cojones de ponerlo en internet, ole tú, no sé si puede haber algo más ¿arriesgado?, ¿heavy?, ¿valiente?, ¿osado?, ¿divertido?, ¿irresponsable?, ¿loco?, no sé, poned el adjetivo que queráis, no doy con él.

Cosas de chic@s, que se puedan contar, porque claro, contar intimidades vale, contarlas sin paracaídas, no mola tanto. Poneos cómodos, que nos vamos a echar unas risas.

Seguramente todos conocéis la serie “La que se avecina”. Confieso que años ha, veía algún capítulo, y a veces haciendo zapping, lo dejaba ahí. Con el tiempo, como que me empezó a cansar, a volverse pelín casposa para mi gusto, y hace ya mil años que ni la veo, ni la “zapeo”. Mas bien paso de ella, ahora entenderéis el por qué.

En los últimos, no sé, 4 años, casi todos por no decir todos, los tíos con los que yo he tenido algo veían esa serie. Hasta ahí vale, no pasa res. Peeerooo, estoy hasta los huevos de que me la pongan antes, durante, y después de follar. He dicho.

No me parece ni medio normal sinceramente. Menos mal que cuando es tu casa, no se atreven a decir que pongas la tele, hasta ahí podíamos llegar. Pero cuando juegas en campo contrario, amiga, estás jodida antes de empezar la faena.

Eso solo se le puede ocurrir a un tío, ¿en qué cabeza cabe?, coño, pon musiquita guapa o algo, achúchame después o algo, que soy una tía, que no soy un colega que pasaba por allí a saludar, para qué quieres imagen si estamos a lo que estamos, y de poner algo, yo que sé, pon algo sensual, pero no esa mierda.

Reiros, pero os aseguro que en directo no te hace ni puta gracia. Te baja todo el subidón. Yo, porque ya me adapto más y mejor que los camaleones, pero esto no es para cualquiera, te lo digo yo. Mi amiga la de Atocha, solo de oírmelo decir ya le ha cogido hasta manía.

Algún "iluminao" también me han mandado, de esos que dicen que leen a Osho y así. Mira, para echar a correr. La gente que va de evolucionada, NO PUEDO CON ELLA, sean tíos o tías, son muy “pesaos”, pero muy “pesaos”, te ponen la puta cabeza loca. Como me decía alguien hace poco, "todo es perfecto", si hija sí, todo es perfecto, pero aquello era una puta mierda.

A mí dame uno que lea “El Jueves” o el “Marca”, que eso es un valor seguro, te lo digo yo.

Y luego, …. luego hay otro campo, recurrente en mi caso, que ya lo decía un jefe mío, “das demasiada información”. Y tenía razón. Él se refería al trabajo, pero se puede extrapolar a lo que estamos hablando. Me explico. Ya sabéis que me gusta el fútbol, vale. Una cosa es que a la chica le guste el fútbol, y otra es venirse arriba.

Tú no sabes lo que es quedar a echar una siesta con uno un domingo por la tarde, y que después de, te ponga en la radio “Carrusel Deportivo”. A ver como va la liga, me dijo el figura. Mira, mira, mira. Con las voces que dan, no me jodas, que en ese momento tú no tienes la cabeza para eso. Menos mal que la faena compensó, pero vamos. Que hostia tienes, pensaba yo.

Otras veces me han puesto Real Madrid TV, que ni tan mal, porque yo soy del Madrid, ya lo sabéis, pero vamos, que ver monólogos de goles de Cristiano o la final de la décima, por decir una, como tenemos tantas, jejejeje, esto va para los del Barça; pues eso, que verla por “n-sima” vez, no me pone mucho, por no decir nada. Que ya sé a lo que voy, pero un poquito de por favor, que para lo que soy chica, soy muy chica.

Entonces, voy a empezar a decir nada de fútbol. En lugar de comentar que veo los partidos de Copa por ejemplo, diré que estoy haciendo meditación con la tele apagada, a ver si lo pillan. Diré también que amo el silencio, e insistiré en que el verbo ver, de ver la tele, no lo trabajo ni antes, ni durante, ni después de. Si esto no funciona, apaga y vámonos, nunca mejor dicho. Ya os contaré.

Y luego, ese Universo cabrón que todo lo escucha, y todo lo ve, desde el cariño lo digo, me manda tíos que tienen mucha cosa por resolver emocionalmente. Cuando digo mucha cosa es muuuuchaaaa cosa, muy por encima de la media que todos tenemos. Esto ha sido una constante en mi vida. Con alguno me he llegado a enredar años en tiempos, lo confieso.

Llegué a la conclusión de que era algo que yo necesitaba aprender en esta vida. Porque si no, ¿de qué tantos, todos para mí?, no hay tías en el mundo no....

Lo bueno es que ya lo he resuelto. Ahora a estos afortunadamente les veo venir enseguida, y los despacho rápido. Como yo digo, “no hago más de ONG”, porque es eso, estar con alguien a fondo perdido solo porque es buena gente y sabes que le puedes escuchar y ayudar. Puestos a ayudar a estas alturas de la película, prefiero que me ayuden a mí.

Hace un tiempo me mandaron uno de estos, y de Pucela además, no hay sitios, que a mí todo me lo mandan de Pucela. Vete a saber lo que tendré yo que ir a resolver allí, miedito me da. Ya me enteraré, que prisa, lo que se dice prisa, no tengo. Pero vamos, que yo soy de León, estamos cerca pero no es lo mismooooo.

Maaaadredelamorhermoso cómo estaba esa cabeza, uy, uy, uy. Al tercer día enredando por whatsapp salí por patas.

No va y me manda un meme que decía lo siguiente, esperad que lo miro y lo escribo porque es largo, menos mal que no borro nada salvo que el teléfono pete, ahí va: “Tener una profunda conversación con alguien que tiene una mente brillante y un alma hermosa, es otra preciosa manera de hacer el amor”, leedla otra vez por favor, que os va a hacer falta. Igualito, ¡cómo no había caído yo en ello!, como decimos por aquí, "sí, por los cojones".

Según lo leí, le escribí, "definitivamente, esto tenemos que hablarlo”. Mal, eso iba mal, al menos para mí, ya os lo digo yo. Que yo no buscaba nadie para hablar, ¿me explico?.

Orgullosa estoy de esa gestión. A ver que no es que yo sea dura, ni mala persona, ni nada de eso, este estaba recién separado, no sabía ni por donde le venían, arrastraba historias sin resolver con otras tías desde antes de casarse, y lo que había brujuleado últimamente era raro, raro, raro, que no sé ni para qué me lo contó, yo no pregunté.

Y por si me quedaba alguna duda, que no era el caso, en la foto de perfil salía con sus hijos, lo puto peor en el mundo de los singles, arrrgggg.

Que venía a verme decía, y pensaba yo maaadre, muy mal están las cosas en Valladolid para que se vengan a periquear a León con una de León. Los que están trabajando para que seamos autonomías separadas pueden estar tranquilos que los vallisoletanos están a punto de extinguirse ellos solos, de otra forma eso no se explica.

Pues eso, que venía a verme, pasar el día por aquí, dar una vuelta por el Barrio Húmedo, y luego ya se volvía, sin más. Y yo pensando, ¿cómo que sin más?, ¿será una broma?, si hijo sí, que te digo yo lo que vas a ver, clarinete lo tengo.

Unas bodegas muy chulas que tenemos aquí cerquita para comer, y un motel de carretera en frente, al otro lado de la autovía para echar una siesta a la antigua usanza. Y luego ya si eso marchas.

Planazo, hombre por Dios, dónde va a parar. Pero vamos a ver, que la criatura tenía cincuenta y pocos, ¡dónde vas así por la vida alma de cántaro!. Pues con ese cóctel, en mi modesta opinión, lo único que se puede hacer es lo que yo hice, decir gracias, pero no, ya he bebido bastante.

Como dice un buen amigo, y con esto cierro, cuando un grupo de tíos sentados en la terraza de un bar, empiezan a hablar de que si he hecho un arrocito, que si ayer fui al cine, que si que buena tarde se ha quedado, en lugar de hablar del culo de la camarera, o de lo buenas que están las tías de la mesa de al lado, eso es un indicador más que fiable de que el mundo va mal, muy mal.

Copyright © 2019 Yofuiunachicalyme. Todos los derechos reservados. Para usar alguna foto ó texto, nombra la procedencia y añade un link al artículo original de este blog

Vivir en Provincias

Escrito por yofuiunachicalyme 30-12-2018 en Experiencias. Comentarios (0)

Escrito el Martes, 26 de Diciembre de 2018

Me encanta vivir en provincias. Mucho más que vivir en la capital. Hay gente que todavía me pregunta si echo de menos Madrid, y la respuesta es NO, pero es que es así desde el mismo día que hice la mudanza.

Este año he viajado muchísimo. Entre el ocio y el negocio tengo más pegatinas que el baúl de la Piquer, que se decía antiguamente. Ahora con esa mierrrrrrdaaa, digooooo, con eso de #MadridCentral se te quitan las ganas.

En lugar de quedar en el centro ahora vamos a quedar en el extrarradio. El puto mundo al revés. Con el tiempo habrá que hacer #LasRozasCentral, #VallekasCentral, y así todo. La verdad es que #MóstolesCentral ya existe, jajajajajaja, pero es una estación de Metro, no liarse. Cada vez que voy a Madrid me pregunto, ¿cómo coño he podido vivir así 20 años?, ¡qué puta locura!. Normalizamos cosas que no son normales, pero para nada.

Y eso que yo cuando voy ahora, me muevo en horarios que no suele haber atascos, pero a veces se me olvida donde estoy, me despisto, y cometo la locura de meterme en la M40 a las 19:00 un día de diario; eso NO es una buena idea, ya os lo digo yo. Es más barato y más cómodo ir a Madrid un fin de semana al teatro, al fútbol, a ver lo que sea, que vivir allí. De lejos.

En provincias, como yo digo, el ritmo es otro, nada que ver. No hay atascos, y cuando digo esto, quiero decir que nunca hay atascos. La gente se pone nerviosa si tiene tres coches delante en una rotonda, me da la risa, no son conscientes de lo afortunados que somos, ellos y yo. Llegas y aparcas casi que en la puerta. Al principio de estar aquí me sobraban 20 minutos mínimo a cada sitio que iba en coche, claro, porque salía con el timing de Madrid. Un descojone vamos.

No sé si en esta vida me va a dar tiempo para aprender a conjugar el verbo ABURRIR en primera persona del singular. Me veo justica de tiempo, os advierto. Hay más cosas en el pueblo de las que a mí me da tiempo a ir, la vírgen. A las excursiones de montaña, por ejemplo.

A éstas aún no les ha tocado porque claro, te tienes que apuntar con antelación y madrugar muchísimo, en mi caso más aún por la comida. Paso. Que están bien, fijo que sí, peeeeerooooo, y si me sale plan con un chico guapo el día anterior, o ese mismo día, ¿qué....?, esto es cuestión de prioridades queridos, la montaña puede esperar, que de ahí no marcha, en cambio el chico, ja, ya puedes espabilar, ya.

O igual amanece un día cojonudo para salir en moto, y yo en la montaña, que sí, pero que ahora no. Que lo de la montaña lo tengo trabajado, pero lo de la moto no tanto. Lo dicho, es cuestión de prioridades. Sinceramente, es que solo le veo ventajas a vivir en un pueblo. La verdad es que el mío es cojonudo, todo hay que decirlo.

Otro ejemplín, pongo un pié en la calle y me sobran los bares para ver las motos, vamossss, igualito que en Madrid, las excursiones que me tenía que hacer, si llegabas cansada al bar, vamos hombre, no me jodas; así no prestaba ni la mitad.

Otro ejemplo muy gráfico. Este lunes pasado que era Nochebuena, yo aún no había comprado mi cena. Sí, apurando la frenada que no veas. El día que apure tanto con la moto, me habré ganado los galones. Total, día de Nochebuena a las 12:00 de la mañana, sale la menda lerenda de casa a comprarse la cena. Abrían todo hasta las 14:00. Con dos cojones y un palo.

Oye, pues encontré todo lo que buscaba en el mismo sitio, no tuve que cambiar el menú. Además, apenas había gente, que yo pensaba, para tí tienes. Que va, no había casi nadie, del tirón. Es más, atención, me dió tiempo a comprar dos de los regalos de Reyes que me faltaban, no uno no, dos. Y todo eso, CAMINANDO. ¿Cómo lo veis?, superior que se dice por aquí.

Ahhh, que sepáis, que me auto-regalé la cena de Nochebuena, es decir, cociné por primera vez en algo más de seis años. ¡Ole yo!, ya sabéis que no soporto la dieta que necesito hacer, bueno ni yo, ni nadie. Me aborrece sobremanera entrar en una cocina, si pudiese tomar una pastilla por la mañana y no tener que comer absolutamente nada más en todo el puto día, sería feliz.

Como por obligación; como lo que como por obligación y porque, es lo que me permite hacer todo lo que hago, pero, si por un momento, sintiese que lo puedo mandar todo a tomar por el culo, lo haría. Sin ninguna duda. Hacerlo, lo voy a hacer, lo sé, aún no es el momento pero llegará el día, y lo mejor es que os lo voy a contar.

Mi relación con la comida es tensa. Procuro no pensarlo y simplemente, como, espíritu de supervivencia pura y dura. Esmerarme en hacer una cena rica para mí, sinceramente, ya no lo recordaba. Ni para mí, ni para nadie. Cómo será la cosa que volvía mi family y me dicen, “tú no te preocupes que si llegamos a comer ya vamos a comprar para nosotros”, “no, si preocupada no estoy en absoluto, vosotros mismos, de lo que hay en casa, no falta de nada”.

Qué parte no has entendido de...... me cuesta trabajo ir a comprar comida para mí, voy a ir a comprar para los demás que pueden comer de todo, incluso un menú a la vuelta de la esquina que hay un restaurante. Sé que necesito trabajar emocionalmente en ese sentido. Esto ha sido un gran avance.

Os digo el menú para poner los dientes largos a los compis que también tengan restricciones culinarias, que sepáis que todo llega, no te lo regalan, pero llega. A saber, caldo, ensalada de escarola con berberechos y jengibre, pavo al horno acompañado de manzana asada y puré de castañas, y de postre un bombón.

No hay nada más rico para mí en el mundo mundial que una manzana reineta asada, sola sin nada más, mira que me van fatal, pero un día es un día. Incluso Dios descansó el Domingo, pues nosotros también, ea...

Os pongo una foto para que veáis la pintaza que tenia, y lo rico que estaba. Ahhh, las pirulas varias que se ven en la foto son las de siempre, esas no eran especiales de Navidad, ni nada, jejejeje. Pirulas=pastillas, por si hiciera o hiciese falta la aclaración.


Ahhh, otra cosita, cené con agua como veis en la foto, no me gusta el vino con la comida. Ir de vinos sí, pero comer con vino no. Manías supongo, no sé, le cambia el sabor a la comida, o eso me parece a mí. Pero no sufráis, que los vinos me los traje puestos antes de cenar. Maadremíiiia, claro, a ver, que lo que yo como no empapa, y como estoy tan limpita por dentro, soy de un agradecido que no veas. Vamos, que el tercer vino ya me estaba sobrando.

Cómo sería la cosa, que fuimos a un bar que han abierto nuevo a fisgarlo o cucearlo que decimos por aquí, y hoy me preguntaban si me había gustado, joder pues no lo sé, porque dentro estuve, pero fijarme, fijarme, casi que no.

Nada más entrar me encontré a un amiguete de las motos, entre que yo ya iba fina, y que empezamos a hablar de nuestras cosas, ni puta idea de cómo está decorado el bar. Me dijeron que las banquetas eran de plástico del Ikea, qué fuerte, ¿tú viste las banquetas?, pues yo tampoco. No sé qué de unas tablas que hacen de decoración, ¿tú viste esas tablas?, pues yo tampoco.

A ver, que yo soy una profesional, hay que estar a lo que hay que estar y punto. Resumiendo, que habrá que volver por ver el bar, jejejejeje....

Los vinos de Nochebuena y Nochevieja son un clásico aquí. Mira, a los del 31 aún llegáis, bueno, es que este post lo iba a  haber publicado antes, pero esto de vivir en presente es un no parar. Por si acaso una aclaración, a ver si me va a pasar como en la boda de Lolita, jajajajajaja. Invitados no estáis, ¿ehhh?. Aquí se va a rondas o a escote.

Me pasó otra cosa muy divertida ese día. La verdad es que, a lo tonto, a lo tonto, ha sido una gran Nochebuena. En ese bar me encontré con un chaval que conozco y nos estuvimos saludando. Sin más. El caso es que salí luego por la noche por cumplir un objetivo, ahora os cuento.

Y cuando estoy en un bar allá a las 02:00 am, me tocan en el hombro, me giro, y era el mismo chaval que me dice, “pero túuuu qué, ¿no tienes casa?”, jajajajaja, mi respuesta fue, “¿y tú?”, me encantó, alguien tiene que hacerlo, ¿verdad?. Ahora que se puedeee.

El caso es que veréis. Esto viene porque hace años cuando trabajaba en Madrid en Ingeniería, empezó a venir mucha gente de Venezuela huyendo del caos y del desastre que tienen allí. Pobre gente. Os hablo del año 2010 mas menos. Tenía muchos compañeros venezolanos, muy buena gente.

Un día nos metíamos con ellos, en el fondo era envidia, porque en un año, o año y medio habían estado en los típicos/tópicos acontecimientos famosísimos que tenemos en España, a saber: habían ido a las Fallas, a los Sanfermines, a la Semana Santa Sevillana, habían comido las uvas en la Puerta del Sol el día 31 de Diciembre, habían estado en el Camp Nou, en el Bernabeu, en el Vicente Calderón, y no sé cuantas cosas más...

Alucinante, así que les decíamos con cariño y ellos delante “jodidos venezolanos, no se pierden una”.

Yo personalmente, ni Fallas, ni Sanfermines, ni Semana Santa Sevillana, ni uvas en Sol, que tiene delito la cosa, lo sé. Y entonces entendí, cuando yo pueda, porque ya estaba jodidina en aquella época, voy a hacer esas cosas. Al menos haber estado una vez en la vida, luego ya si eso, con no volver, listo. Aún no he ido a esos sitios, pero porque he ido a otros. Ajajá. Se acerca el momento.

Me dí cuenta de que también hay otros objetivos más tangibles. Me voy a ir a Navarra por decir uno, a tomar por culo de León, y no he salido de fiesta un día de Nochebuena en un pueblo de a 10 kms de aquí que es super tradición y se monta una timba de padre y muy señor mío ese día. Vamos a llamarle “el pueblo de la Mavi”. Total que dije, para allá que me voy. Y fuí. Ahí fue donde me encontró el muchacho.

Objetivo cumplido, tachado de la lista. Que una cosa os digo, que bien hubiera estado yo durmiendo. Reiros, reiros. Si es que se me meten unas cosas en la cabeza, que yo no sé, pero una vez que me vienen es importante para mí hacerlas. Sí, estoy de acuerdo, esto TAMBIÉN me lo voy mirar.

No os doy detalles porque ¿para qué?, bueno sí, alguien tiene que contarlo, por si hay algún paisano o paisana leyéndome, que no vaya, repito, que no vaya.

El “ganao” que había allí, porque aquello era “ganao”, ellos y ellas, que mieeeeeeerrrrrrrrrrda de música, que mieeeeeeerrrrrrrrrda de copa me pusieron. Añado que la mitad del bar podían ser mis hijos por edad, y la otra mitad, podían ser mis padres. Tampoco fui con la gente adecuada, mira, mira, mira, un pleno al 15.

Que cansado es cumplir objetivos, tú no sabes, si es que, te crees que tienes 40, y ya no.

En fin, os iba a felicitar las fiestas con una frase, pero va a ser con otra, salís ganando, os advierto. Es tal cual lo que yo estoy haciendo ahora, bueno, ya hace un tiempo, y me va tan bien, que no puedo dejar de compartirlo.


Copyright © 2018 Yofuiunachicalyme. Todos los derechos reservados. Para usar alguna foto ó texto, nombra la procedencia y añade un link al artículo original de este blog

Feliz Cumpleaños

Escrito por yofuiunachicalyme 28-11-2018 en Dra. Platero. Comentarios (0)

Escrito el Martes, 27 de Noviembre de 2018

Acaba de ser mi cumple. Bueno, acaba, acaba, no, ya hace 15 días. Exactamente el 12 de Noviembre he cumplido 6 maravillosos añitos. Estoy hecha una chavalina para mi edad, la verdad. No me los echan ni de coña, parezco más de cuarenta y pocos, o así.

He escrito “maravillosos”. Confieso que lo he borrado, y lo he vuelto a escribir. Estaba pensando, ¿realmente han sido maravillosos?, y lo cierto es que no. No lo han sido.

Increíbles sí, por todo lo que estoy consiguiendo hacer, por los objetivos cumplidos, por el trabajo emocional realizado, por vencer al puto Lyme, por la mejoría física, por tantos y tantos logros que he llevado a cabo

Por los cambios que he introducido en mi vida, por la limpieza de agenda, por el master en tema chicos, por aprender a vivir, por poder llevar una moto, por poder llevar MI moto, por subir las telas, etc., etc., etc.

En un milisegundo he visualizado algunas escenas cotidianas de mi día a día, y algunos acontecimientos vividos últimamente, que no tienen nada de maravillosos.

Uffff, cuánta ¿rabia? contenida aquí dentro. No era la idea, pero me temo que me voy a desahogar. Ahora estoy llorando. Esto promete. Va a a ser muy liberador, y muy comprometedor. Niña, que esto la gente lo lee, ya. Mira me da igual, es mi vida, es mi blog, son mis sensaciones.

Esto que nos ocupa tiene que ver con los términos empatía y expectativas. Que ya los hemos comentado alguna vez. Hemos ido a presentar el libro a Gijón (Asturias), ¿cómo que qué libro?, ¿que libro va a ser?, “Tacones en la Arena”, si es queeeeee, tengo que estar en todo, mira que sois. Sigo.

Aclaraciones aparte, a mí me hacía especial ilusión porque una hermana mía vive allí, la Dra. Platero vive allí, conservo muy buenos amigos de la época de la Universidad, o eso creía yo... Pues si lo sé, no voy, con eso os lo digo todo. QUE PUTO DESASTRE. De la empatía ya casi que no digo nada, si eso al final. De las expectativas, a ver, he aprendido a vivir sin ellas, aunque creo que a veces es inevitable. Me explico.

Por ejemplo, si tú quedas con una amiga para tomar unos vinos y cenar, te llama media hora antes y te dice que no puede, coño, pues te jode, porque tú ya estabas preparándote/preparada, y tenías subidón de salir, de risas, de pasártelo bien, ¿y ahora qué?, tiras de agenda, que la ley de Murphy dice que ese día está “to pichichi” ocupado, o qué, ¿te haces la cena con el ojo pintao y tacones?, no jodas, vaya una mierda.

Si eso mismo te pasa con un tío al que le tienes ganas, la situación pasa a ser mortal de necesidad, multiplica lo de la amiga por “n”, o por infinito. Si eso son expectativas, pues igual sí, pero vamos, que si hemos quedado...

Total, que yo esperaba estar muy bien acompañada y arropada por gente importante para mí. Sí, pero no. Menos mal que Lola tiene tirón en Asturies, y su gente llenó el aforo. No fue ni Dios. De los amigos de allí, NINGUNO. Mi hermana LLEGÓ TARDE. La Dra. Platero llegó MUY TARDE. Menos mal que vino otra amiga cercana, pero, ¡oh casualidad!, es alguien con quien yo necesito resolver algo, eso sí, ésta llegó media hora antes. No quieres caldo....

Como veis, el escenario no era para nada lo que yo había visualizado. Entre todos, no hacían uno al derecho que decimos por aquí. No daba crédito sinceramente.

Que lo sé, agradecida tengo que estar de que fueran, y lo estoy, por supuesto que lo estoy, pero vamos hombre, no me jodas, si soy yo la que asisto, ya me encargo de salir con tiempo suficiente para estar a la hora. En fin, allí estábamos mi ilusión y yo, más solas que la una.

Vamos, que el atragantón, me lo llevé. Una vez acabada la presentación, lo pasamos muy bien, estuvimos de vinos, se unió un montón de gente.

Para rematar la noche, vinieron dos amigos a tomar algo, que vamos a ver, para qué vienes AHORA y venga a preguntarme de mi vida con el Lyme, vete a la puta charla, que para eso la doy coño...pues no, es que estaban trabajando, ¿sabes?, a las 20:00 de la tarde de un viernes, por elección propia, fuera de horario, y SIN ningún incendio que apagar.

Ya les dije, pues sois unos pringaos que lo sepáis, currar un viernes por la tarde es de pobres como dice una amiga mía. Que te den una razón/excusa para salir antes y no la aproveches, es de gilipollas. Yo es que NO LO ENTIENDO.

Si no te interesa, ¿para qué cojones me preguntas después?, y si te interesa, ¿por qué cojones no vas a la presentación?. Creo que la palabra es DECEPCIÓN, ahí os la dejo.

Por cierto, mi hermana compró el libro. Ha tardado casi un año, he tenido que ir yo a la puerta de su casa a presentarlo, y vete tú a saber si lo llega a leer o no. Pocas esperanzas tengo. Como me dijo hace unos meses, “yo ya me sé la historia”. No comments.

Aún hay más, mi otra hermana a día de hoy tampoco lo ha comprado. Sí que estuvo en una tertulia que hicimos hace unos meses. Creo que vino semi obligada por una amiga suya, y porque le pillaba de paso, por cierto. Vamos, que ni está, ni se la espera.

Sinceramente, esto, TAMPOCO LO ENTIENDO. Si fuese al revés, #mecagoentodoloquesemenea, me cojo el día para asistir a alguna de las presentaciones, eso sin que me lo diga nadie. Y claro que lo compro, aunque sea para ponerlo debajo de la pata de una silla coja, o para dejarlo en un cajón o en una estantería muerto de asco.

Que es mi hermana, que ha pasado un puto infierno. Aunque solo sea por apoyarla moralmente, PDM que decía un profe de Dibujo Técnico de la Escuela. PDM son las iniciales de Para Dar Moral.

Pues no, se ve que toda la empatía de la familia me la chupé yo por el cordón umbilical, esto de ser la mayor, es lo que tiene. Jódete. Creo que se me nota, pero por si hay algún despistado en la sala, estoy muy dolida, mucho.

Que igual soy yo, que inconscientemente espero demasiado, que lo mismo no me he mirado bien eso de las expectativas y le tengo que dar una vueltecita, puede, no digo yo que no, pero vamos, ¡vaya una mierdaaaaaaa tooodooooo!.

Os dejo aquí una frase que me ha llegado hace poco pero que va, AL PELO, que dicen en Extremadura, al menos yo la aprendí allí. Asombrosamente real y acertada.

Es muy simbólica, porque cuando yo empecé a cambiar allá por el año 2011, mi madre me dijo por primera vez en mi vida, cito palabras textuales, “te has vuelto mala, malísima”.



Ahora estoy sonriendo. Algo estaba haciendo bien. Ahora lo estoy haciendo taaaaan biennnnnnnnn, que no me dicen nada, pero mi sensación es que piensan que soy la reencarnación de la niña del exorcista, o similar, jajajajajaja.

Este año cuando me levanté por la mañana, decidí que me iba a dedicar el día para mí de una forma especial. Fue un GRANDÍSIMO DIA DE CELEBRACIÓN DE CUMPLEAÑOS. Fluyeron las cosas por sí solas sin preparar absolutamente nada. La foto de este año no es soplando velas, es mejor. Simplemente miradme a los ojos y veréis la definición de FELICIDAD en estado puro.

Ese día salí a dar una vuelta en moto con mi niña, la foto está hecha a la vuelta. Fue espontáneo total, una conocida me había pedido ya hace tiempo una foto vestida de motera, y dije, coño, la foto, cuando la ví, dije, joder, pero si estoy guapísima. Cumplir años teniendo tanto que celebrar como yo tengo, es lo que tiene, que te deja el guapo subido.



También decidí que ese día pasaba de los chicos, ya sabéis cómo me gusta a mí celebrar las cosas, pues en esta ocasión no, no tiré de ninguna cuerda, y decidí que lo celebraba tomando un copazo con unas amigas por la noche. Al final fue con una amiga.

Amiga, que no estaba previsto que estuviese por aquí, y a la que estoy muy agradecida porque fue un esfuerzo para ella, por los horarios que yo manejaba, pero me acompañó porque a mí me hacía mucha ilusión. Tomarme el copazo sola, un lunes noche, en un bar desangelado, no hubiese sido lo mismo, ni de coña. Gracias. Nos prestó mucho, que decimos por la zona.

Una cosa más y cierro el chiringuito por hoy. Justo ese día en la salida aproveché yo para hacer un “mandao” que tiene que ver con la lotería de Navidad y rematar un algo.

Diréis, ¿otra vezzzzzz?, ya estamos como el año pasado con el taxista de Cervera. Lo sé, lo sé, si es que, ¡me mandan unas cosassssss!. Lo fuerte ya no es lo que te mandan, sino, cómo te lo mandan. En fin, hasta aquí puedo leer. Si toca, os cuento la historia completa en el post de Enero, prometido.

Copyright © 2018 Yofuiunachicalyme. Todos los derechos reservados. Para usar alguna foto ó texto, nombra la procedencia y añade un link al artículo original de este blog

Cajón de Sastre

Escrito por yofuiunachicalyme 31-10-2018 en Experiencias. Comentarios (0)

Escrito el Sábado, 27 de Octubre de 2018

Necesito vuestra ayuda. Graciassssss. He de confesar que no sé por dónde empezar a escribir. Tengo un batiburrillo interesante de cosas en la cabeza. Comienzo, y vamos viendo que derroteros toma el asunto. Disculpad que os use de conejillo de indias.

Estoy pensando yo, que ya me ha venido la inspiración. Me encanta, es ponerme a escribir y fluye solo, que bueno poder compartirlo. Al lío. Voy a escribir cada uno de los posibles títulos que estaba barajando, y algo detrás de ellos.

Supongo que quedará un poco rollo cajón de sastre, jejejejejeje, así que mira, ese va a ser el título elegido, para no priorizar ninguno de los otros. Confieso que he mirado si era cajón de sastre, o cajón desastre. La correcta es la primera que lo sepáis.

¡¡HASTA LOS HUEVOS DE TANTA TONTERÍA!!

Esta frase viene bien siempre. Mira, mira, mira, ahora ya bastante mejor pero estos meses de atrás han sido muy intensos, cuanta cosa y que hartazgo de todo. De tener muchos frentes abiertos a la vez, que si familia, que si trabajo, que si dinero, que si chicos, que si moto, que si viajes, que si anfetas nuevas para tomar, que si pruebas médicas, que si todo se alarga en el tiempo, que si no cierras nada ni “pa'trás”.

Joder, era como si hubiera vuelto a la ingeniería. Los que trabajáis en EPC's me entendéis fijoooo, que semanas más malas coñoooooo. He hecho yo puestas en marcha más sencillas. Desbordé emocionalmente lo confieso. Justo en ese momento me vino a la mente esa frase, y poco a poco empecé a tomar decisiones. Mucho mejor ahora, donde va a parar.

Hay otra frase que me encanta, es muy clarificadora, ya me lleva acompañando un tiempecito también, ya me conocéis, soy muy fiel a lo que me funciona. Como sería la cosa, que la puse de estado del whatsapp y todo, de verdad que estaba en ese puto punto. Aquí os la dejo.


Si soy honesta, que ya sabéis que suelo serlo, de las opciones que se sugieren, siendo todas buenas, la que te lo arregla todo es la de los cuatro polvos. Hubo gente que vió el estado y me contestó en ese sentido. Como si se necesitara confirmación, jejejejeje.

Todo ese “embolao” del que os acabo de hablar lo llevo arrastrando desde hace bastantes meses por no decir años, es cierto que según pasa el tiempo el desgaste aumenta, pero eso no fue lo que hizo que yo desbordase, ¿cuál fue la gran diferencia?, la comparto con vosotros a pesar de que es socialmente incorrecta.

La gran diferencia fue que, estaba viviendo la misma mierda, pero sin follar. Lo sé, muchos estaréis pensando, a esta tía se le va la pinza, qué se habrá metido, se ha pasado siete pueblos, vale. Lo asumo. El que expone, se expone. Tomaros vuestro tiempo que a mí me llevó un ratín asimilarlo, me jodía bastante, pero esa era la puta realidad. Toma zasca.

A ver, "activistas", como dice una amiga, no me faltan, pero encontrar un activista que te motive, y que esté por la labor, eso es otra cosa. Que sí, que todo lo que tú quieras, bla, bla, bla.

Nada, ABSOLUTAMENTE NAAADAAAA, te cambia la cara y la actitud como un buen meneo con alguien que te ponga y al que le tengas ganas. Que se ve el mundo de otra manera. Y punto.

CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN

La que yo he conseguido desarrollar es la leche. Estoy muy orgullosa de ella. Yo que era Doña Planificación, Doña Horarios, Doña No me muevas 5 minutos el planning que me pongo nerviosita, vamos, vamos, estoy irreconocible.

A ver, no es que eso sea malo, peeerooooo llevado al extremo como era mi caso pagas un peaje muy alto a lo largo de los años. Creedme, sé de lo que hablo.

No compensa ni de lejos. Merece mucho la pena introducir un poquito o un muchito de flexibilidad, cada uno lo que necesite. Esto vale para todo el mundo aunque va dirigido especialmente a personas como yo era.

Digo era pero, seguramente, el orden que yo necesito ahora, que para mí es vivir a lo loco total, pero total, sea excesivo para aquellas  personas que esto lo traigan de serie. Como todo en la vida, depende de con qué lo compares.

De hecho, me reía esta semana pasada porque me ha mandado el Universo un elemento masculino, diréis, ¿otro?, sip, otro. De estas sorpresas que te llevas que no te lo esperas ni por el forro. Pero cuando digo ni por el forro, es que ni en dos vidas pensando.

Ya dije yo mi famosa frase para estos menesteres de “pues no sé para que me lo mandan.... pero lo voy a averiguar”. Y en esas ando.

Aquí el figura me tiene ganas, muchas, y a mí como que me ha caído un poco del cielo el tema, nunca mejor dicho. Total que empiezas a enredar por teléfono, hablas, una cosa lleva a la otra, y al tercer día me dice ”parece que me tienes ganas”, y joder, la verdad es que sí, jajajajajaja, que fuerte lo mío. Ya le dije, “yo es que me adapto enseguida”. Que descojone.

Hay que decir que el elemento en cuestión está más que adaptable, se me entiende ¿si?. Pues eso.

EL SECRETO DE MI ÉXITO

Se me ocurrió el otro día después de hablar con alguien que no entendía mi discurso sobre el famoso Universo y eso que digo yo de que me mandan cosas.

Pensé, si esta persona no lo entiende, habrá más gente que no lo entienda, que ya lo sabía, pero sobre todo me vinistéis vosotros a la cabeza, pensé, pues entonces los del blog, ni te cuento.

Y dije, esto no puede ser. Voy a hacer algo. Vamos a desenredar posibles entuertos.

Los que ya lo habéis entendido no necesitáis más nada. Para los demás. De entrada, muy importante, no es que crea que me estén mirando más a mí que al resto del mundo mundial. No me considero más importante, ni más especial que cualquiera de vosotros.

Somos todos igual de importantes, o todos la misma mierda, según lo queráis mirar. Yo prefiero quedarme con la primera por supuesto. Somos todos igual de importantes.

Que quede claro que nos mandan cosas a todos. Unos las entendemos y las aprovechamos, y otros no. Sin más. Diréis, ¿para qué?, pues para que aprendas lo que sea que necesites aprender.

Para ello te mandan personas, situaciones, cambios, enfermedades, trabajo, salud, una familia intensa o no, un jefe cabrón o no, una suegra maja o no, lo que se les ocurra ahí arriba que te sea útil para que vayas recorriendo TU camino. Que tú no sabes/recuerdas cuál es, pero ellos sí. Son los putos amos.

Joder, no sé si lo estoy arreglando o empeorando, desde el punto de vista didáctico digo. Tengo la sensación de que me váis a quemar en la hoguera. En fin, sigo.

Lo significativo es CÓMO vives tu vida. Puedes pasar por esta vida siendo un alma dormida, así he vivido yo hasta los treinta y muchos años por ejemplo, sin saberlo ojo. O, puedes convertirte en un ALMA DESPIERTA.

No hay color, mola mucho ser un alma despierta. Me pido serlo de serie para otras vidas, ¿puede ser?, por favor, por favor, por favor.

Esto es para gente valiente, ojo, lo fácil es lo otro. Claaaroooo, nos ha jodido Mayo con las flores. Es muy duro emocionalmente, al menos hasta que sueltas las mochilas que llevas y alcanzas un cierto nivel, creo, espero, y deseo. Solo os puedo decir que compensa.

Aparte de que, aviso a navegantes, una vez que ves la luz como yo digo, es decir, cuando te das cuenta de cómo funciona esto, estás jodido, ya no hay vuelta atrás. Lo anterior ya no te vale.

Cuando vives en armonía, cuando sientes que estás donde quieres estar, o por lo menos en el camino hacia, cuando estás resolviendo lo que sea que necesites resolver en esta vida, cuando sientes calma, o una calma relativa al menos, que ya sabemos que no suelen ser procesos cortos, entonces, incluso te mandan lo que tú pides. Sí. Y tú eliges.

Siempre te mandan lo que es bueno para ti, para avanzar en tu proceso. Cuando me mandan lo que he pedido yo interpreto que es una recompensa al trabajo emocional realizado. Las mejores cosas,  o las  más intensas que me han mandado a mí al menos, han sido en esos momentos. Ojo, que a veces lo que pides te trae más curro emocional, esto es un no parar.

Y va rapidito ehhh, vamos, de una semana para otra a mí me han mandado cosas. A veces de un día para otro, sí, mejor que Amazon.

Recuerdo esta primavera, hacer un comentario para mí, por lo bajini un martes noche, y el miércoles a las 11 de la mañana, suena el teléfono, y allí estaba lo que yo había pedido, en esta ocasión era un tema laboral. Otras veces de año en año, que igual ya ni te acuerdas, pero te lo mandan. Eso me ha pasado a mí este verano. Que divertido.

Para los que sigáis leyendo, si es que queda alguien, el secreto es simple aparentemente, pero no tan obvio, porque si no, yo no  necesitaría contarlo, ¿verdad?. A ver, que de mi entorno cercano tampoco lo entiende la mayoría, y me conocen desde hace tooooodooooooos los años que tengo. El secreto es...

                                                         CREER QUE TE LO MERECES

Necesitas sentirlo en tu mente, en tu esencia, en tu alma, en tu corazón, en todos los poros de tu piel, no sé, formúlalo como quieras, pero una vez lo sientes, entonces pasa, sin más. Todo fluye, se alinean los planetas, y del tirón. ¿Lo mejor?, lo mejor es que luego ya funciona así para siempre jamás. Disfrútalo.

Copyright © 2018 Yofuiunachicalyme. Todos los derechos reservados. Para usar alguna foto ó texto, nombra la procedencia y añade un link al artículo original de este blog

La Chica de los Abrazos

Escrito por yofuiunachicalyme 02-10-2018 en Experiencias. Comentarios (0)

Escrito el Domingo, 30 de Septiembre de 2018

Me crucé por la callle hace poco con alguien que se refirió a mí así, “la chica de los abrazos”. Me hizo tanta gracia, que no pude menos que sonreir y darle las gracias mientras seguía mi camino. Me encantó en grado superlativo.

Ya hace unos cuantos años que los abrazos son importantes para mí. Me gusta sentir bien cerquita a la otra persona. Y también me gusta mantener el abrazo en el tiempo. Hay gente que según abraza ya se está soltando. O gente que abraza super suave, de esto que casi no te toca. Vamos a ver, que he visto yo agarrar cubatas con más fuerza, durante mucho más tiempo. Eso ni son abrazos, ni son nada. Yo hablo de abrazos top, sentidos.

En las charlas que he dado para dar a conocer la enfermedad de Lyme, y en las presentaciones de "Tacones", regalo los famosos lacitos verdes y abrazos. Ya lo sabéis. Es una forma de compartir un subidón de energía y buenas vibraciones. Más que nada, porque con esos chutes de adrenalina, o comparto, o es imposible que duerma, algo necesito hacer para bajar de pulsaciones. Sí, lo sé, también a mí se me ocurre otra cosa que hacer para obtener el mismo resultado, totalmente de acuerdo, pero a falta de esa...

También sabéis que ando de feriante por aquí, y por allá. Acabo de hacer dos ferias seguidas y cuando estaba preparando la primera, se me ocurrió regalar cajitas vacías a cambio de abrazos. Son de unos suplementos que yo tomo, y algunas que me dan los clientes. Tenía un cerro de ellas, las guardo para las demos y así, pero había juntado muchas. Dije, pues no sé cómo me irá la feria, pero que yo coloco las cajitas, como que hay Dios.

Podía haberlas regalado sin más, pero he aprendido que es bueno que haya un intercambio, hacer trueque por abrazos fue lo más divertido que se me ocurrió. Daros cuenta de que el feriante pasa muchas horas muertas en el chiringuito, horas en las que hay poca gente, o nadie, ¡algo tienes que buscar para entretenerte!. Y como a veces cuesta que la gente se pare, pues puse un cartel publicitando el tema.

ÉXITO TOTAL

La feria más menos bien, las cajitas, volví sin ninguna. Objetivo cumplido. Tan bien se me dió, que el domingo apenas me quedaban, nos las pulimos prácticamente todas el sábado. Conseguí sorprender a la gente. Mini punto para mí.

Los niños, esos locos bajitos, son geniales, lo que me he podido reir con ellos. Y lo que les gustan los abrazos. Algunos son super tímidos, otros se te echan encima que no veas, otros te piden que les guardes cajitas de colores diferentes para el año que viene, sí, sí, lo que leéis, o te dicen a ver si les dejas escribir en el cartel con tizas, bueno, bueno, bueno...

Recuerdo especialmente a dos hermanitos chiquitines, el mayor tendría tres añitos o menos, y el pequeño caminaba trastabillándose todo, que yo no sé ni cómo se tenía en pié, la verdad, tendría año y poco. El mayor me dió el abrazo, y el pequeño se quedó mirando la jugada un poco sin saber qué hacer, hasta que le dijo la madre, “dale un abrazo a esta chica que te da un regalo”, yo pensé que no iba a entender nada el angelito, era tan chiquitín.

Pues nada, que de eso, la que no entiende soy yo. Atención al dato, sonrió, se vino hacia a mí, bueno, más bien contra mí, yo creo que escuchó la palabra regalo y le pudo la emoción, se me echó encima con los brazos abiertos y me plantó un beso en los morros con una sonrisa que no le cabía en la cara, ¡maaaaadre míaaaaaaa, la dulzura, la ternura, y la inocencia de un bebé, INDESCRIPTIBLE!. El mejor abrazo del mundo mundial. Doy fé.

Tannnnnn biennnnnn se dió la primera feria, que me quedé sin cajitas para la segunda. Crear tendencia es lo que tiene, que te quedas sin stock. Y ahora, ¿qué hago?, listo, regalo lacitos verdes a cambio de abrazos. Y así de paso hablo de mi libro que es el Lyme, y lo doy a conocer. Un 2x1 de toda la vida.

Pues no veas que éxito, más que con las cajitas. Sorprendente. Sobre todo cuando les cuento el origen y el por qué de los lacitos. A la gente le cambia la cara, y eso que lo cuento con una sonrisa marca de la casa.

Hubo gente, adultos, e incluso chicas, no penséis mal, que volvieron a por abrazos de segundas, de verdad que no me lo estoy inventando. Increíble pero cierto. Unas niñas ya mayorcitas, de 12 o así, me trajeron a toda la pandilla, tres veces que volvieron, ya les dije, o me traéis chicos guapos o no volváis. No volvieron. Los debían querer todos para ellas solas, chicas listas, jejejejeje.

Coloqué muchísimos más lacitos verdes que cajitas. Estoy super orgullosa de ello.

Sofía, mi “ayudante”, un bellezón de 7 años, me decía, “esto gratis no, deberíamos pedir al menos 5 céntimos por cajita”, alucino con el espíritu comercial del personal. Y le dije, "no hombre, si decimos regalar, es regalar, y en todo caso tendrían que ser 10 céntimos, porque monedas de 5 no lleva nadie, ¿no te parece?", se me queda mirando y me dice, "uhm, sí, tienes razón, ¡qué lista eres!".

Que alguien me sujete que me la como a besos, pooooooorrrr favorrrr. Hubo un rato en el cual NO se nos paraba nadie y me dice, “no se paran, van muy rápido, ¿y si se lo decimos a la gente mayor?, que esos no pueden correr...”, decir que me quedé a cuadros es decir poco, que "jartá" de reir. Lista ella.

Uno de los primeros abrazos que dí, fue a un paisanete mayor que se para delante del cartel a las 11 de la mañana, con la fresca, y me dice “¿a quien hay que dar el abrazo”, mientras lo decía me estaba haciendo un scanner radiografiado que ni que fuera sábado noche, le digo “a mí”, “¿a tí?”, dicho esto mientras radiografiaba el chiringo, esta vez en busca de maromo supongo, le digo, “sí, a mí”, se debió convencer de que estaba sola y me dice, “venga ese abrazo”.

Mientras nos estamos abrazando, de repente, empiezo a oir voces cerquita, “pero bueno, me doy la vuelta y ya estás enganchado con una”... Joder, esa una era yo, y la de las voces, su mujer... hostia, hostia, nos soltamos, y dice el señor, “es la chica, que da abrazos”, ¡hala, jódete!.

A ver, que razón tenía el hombre, pero coño, no me sea usted esquirol. No pasó de ahí la cosa. Marcharon rezongando/rezungando de buen rollo. Yo lo último que oí es que ella le decía, “tiraaaaa, tiraaaaaaa, que ya hablaremos tú y yo en casa”, y el paisanín riéndose todavía me dice así por lo bajini, “adiós guapa”. Me encanta la vieja escuela, tienen un no sé qué, y un qué sé yo, que enamora.

Otro, un grupo familiar de seis o así, que dí abrazos a todos, pero le hice especial gracia al patriarca vamos a decir. No sé qué me ven los tíos de cincuenta y pocos, que no es ni medio normal, ya me pasaba con 30, en fin, eso es para otro post. Total, que pasaron varias veces por delante del stand y saludaron todas ellas.

Coincidió, o no, que cuando recogí ese día por la noche y ya iba para el coche, pasé delante de un bar y ellos estaban cenando en la terraza, me recibieron a voces, “mira, la chica de los abrazos”, saludé, charlamos dos minutos, me invitaron a cenar, bueno, me invitó a cenar mejor dicho, decliné amablemente y listo. Sin más. O eso pensaba yo.

Al día siguiente voy a pedir un té verde después de comer, ahí a lo loco, para aguantar la tarde, y fui a ese mismo bar, era el bar abierto que quedaba más cerca. Sin más. Entro, pido, paso al baño, salgo, y al ir a pagar me dicen, “estás invitada”, “¿que estoy invitada?”, “sí, te invita el chico de los abrazos, que está sentado en la terraza”, cuajadita me quedé. Salgo fuera, empiezo a mirar por las mesas de la terraza a ver si me suena alguien, nada, giro, y zas, en el mismo sitio de anoche, estaba esta gente comiendo.

Ni les había visto. Ya era el tercer día de feria, el sueño, el hambre, y el cansancio acumulado merman mucho mis facultades, os lo aseguro. Sonrío, me acerco a saludar y a dar las gracias. Mira, me prestó muchísimo por lo inesperado.

El caso es que volví sonriendo y riéndome. Y luego me tiré un rato descojonándome. Muy, muy, muy divertido. Que os puedo decir, no era el objetivo, ni muchísimo menos, peeerooo los efectos colaterales en positivo son de agradecer.

Claro, cuando yo decidí hacer esto, ya sabía que corría un riesgo energéticamente hablando. Como se me pega todo, cuanto menos contacto físico tenga con el personal, mejor. Dije yo, verás cuando vaya la próxima semana a la máquina, el poyo que me va a montar el terapeuta.

Como decimos por aquí, “pa mí tengo”. Confieso que no dí detalles, solo dije que había abrazado mucho, y acto seguido me montó el poyo, lógicamente: cómo se te ocurre, que la gente está muy tóxica, para que te limpio yo...

La sorpresa fue que no me salía el aura excesivamente contaminada, que va, para nada; pajarracos negros de esos de otras veces no tenía, era más como una neblina todo alrededor del cuerpo, tamaño abrazo, eso sí, y en negro, ya..., pero muy, muy difuminada. Vamos, que para lo que me podía haber traído puesto, estaba limpina como una patena. Genial. Me limpió y a funcionar.

Mi teoría, no demostrable pero que funciona, como todas las mías, es que los abrazos de los niños han contrarrestado en gran medida los abrazos de los posibles adultos contaminados.

En cualquier caso, un experimento muy interesante. Os dejo algunas fotos testimoniales por aquí, que luego el personal cree está todo en mi cabeza y sí, pero no.


Copyright © 2018 Yofuiunachicalyme. Todos los derechos reservados. Para usar alguna foto ó texto, nombra la procedencia y añade un link al artículo original de este blog